Este sitio web usa cookies propias y de terceros para mejorar la navegación, analizar la actividad de la web e interactuar con nuestras redes sociales. Al continuar navegando por nuestro sitio web, entendemos que Ud. acepta la instalación de las cookies en su navegador, según nuestra Política de Cookies.

[Aceptar y seguir]


Últimas Novedades

Lunes, 29 de mayo de 2017
El Tribunal Supremo declara que la negativa a someterse a una segunda prueba de alcoholemia es delito.

Los conductores infractores se exponen a una pena de prisión de hasta un año y la privación del derecho a conducir vehículos de hasta cuatro años.

Una reciente sentencia del Tribunal Supremo ha declarado la obligatoriedad de todos los conductores a someterse a las dos mediciones de alcohol que establece la legislación vigente.

Según el Alto Tribunal el test de alcoholemia es una única prueba que cuenta con dos fases y que, por tanto, la negativa a someterse a la segunda prueba de alcoholemia debe considerarse una conducta delictiva. Razona el Tribunal Supremo que esta segunda prueba no sólo es una garantía de los derechos del conductor que se somete a la misma, sino también del propio sistema establecido.

En consecuencia, quien se niegue a someterse a la segunda medición de alcoholemia estará incurriendo en un delito previsto y penado en el artículo 383 de nuestro Código Penal, el cual establece penas de prisión de hasta un año y la privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores hasta cuatro años.

« Volver